Las cinco centrales a carbón que el Congreso quiere cerrar ya

A través de una moción surgida desde de la Cámara de Diputados, importantes centrales generadoras de electricidad nacional verían su fin inmediato.

Bocamina I, Ventanas 1 y 2 y las unidades 14 y 15 de Tocopilla son centrales termoeléctricas que funcionan a base de carbón. ¿Qué tienen en común? Mediante una moción parlamentaria verían su fin anticipadamente.

Según recopila la Revista Electricidad, el proyecto de ley pediría el cierre anticipado de estas cinco termoeléctricas debido a su antigüedad. «La aplicación del articulado de la moción parlamentaria al presente año, y sin considerar las centrales que en el marco del plan de retiro voluntario han definido su retiro para el año 2020, implicaría la prohibición inmediata de funcionamiento de 5 centrales que tienen a la fecha más de 30 años de antigüedad (Bocamina 1, U14, U15, Ventanas 1 y Ventanas 2), las que se sumarían a las ya retiradas durante el año 2019 (CTTAR, U12, U13)”, se describe en la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados.

De todas formas, no solo serían estas cinco. Para el 31 de diciembre de 2025, la Cámara propone el cierre de otras 22 centrales termoeléctricas en el territorio nacional.

Sin embargo, lo que es positivo para el medioambiente también trae un factor económico a evaluar. Los datos revelan que la energía generada por este tipo de plantas equivalen a un 0,5% del PIB nacional ($895 millones), por lo cual el impacto en la producción de empleos y ganancias en el mercado nacional se verían disminuidos.