Holanda da otro paso hacia el futuro: quiere instalar la primera planta solar sobre el mar

Cada vez son más los países de todo el mundo que se suman al cambio energético en post del medioambiente y, de paso, obtener réditos económicos con procesos limpios y renovables. 

Este es el caso de Holanda que tras años de luchas por parte de empresas energéticas, llevará a cabo, por primera vez en la historia de la humanidad, la materialización de una planta solar flotante sobre el mar. 

Nombrado como “Zon-op-Zee” – que significa “El sol en el mar”–, el proyecto busca desarrollarse en tan solo tres años. Y para eso cuenta con seis empresas y centros de investigación especializados que codo a codo realizarán el diseño de esta granja fotovoltaica flotante que, cuando se materialice sobre las aguas de Holanda será única en todo el planeta.

Sin embargo, este proyecto no significa un avance que producirá las felicitaciones entre los científicos e ingenieros que trabajen en esta planta. El hecho de instalar sobre el mar una granja fotovoltaica se traducirá, según estiman los creadores de Zon-op-Zee, en una mejora en el rendimiento energético de hasta un 15% respecto a los paneles solares que existen sobre superficie terrestre. 

Eso sí, uno de los puntos que tendrán que saber llevar adelante es el de los contratiempos y dificultades que la propia naturaleza le pondrá a esta idea. Si ya ponerlo en el mar parece descabellado, a eso hay que sumarle la fuerza de las olas, las lluvias y los vientos que en más de una ocasión se hacen presente sobre los mares del país holandés. 

El proyecto estará visado por el Centro de Investigación de Holanda (ENC), el Instituto de Investigación Marítima (Marin), la Organización de Investigación TNO, TAQA, la Universidad de Utrecht y, finalmente, la Agencia de Empresas de Países Bajos (RVO) que financiará gran parte de la ejecución de esta idea.